domingo, 18 de mayo de 2014

Saaremaa




 
Volver a aquella infancia tan lejana

y saber que siempre he estado allí,

bajo ese sol blanco y silencioso

que hacía humear la hierba entre las pezuñas de las vacas

en la mañana escarchada.


 

martes, 1 de abril de 2014

De Fernando Pessoa

 
 
 

La frase bajo el título del blog es un verso de Pessoa. Le debía poner el poema entero, y aquí está.


Si yo pudiera morder la tierra toda y sentirle el sabor
sería más feliz por un momento...
Pero no siempre quiero ser feliz,
es necesario de vez en cuando ser infeliz para poder ser natural...
No todo es días de sol,
y la lluvia cuando falta mucho, se pide.
Por eso tomo la infelicidad como la felicidad.
Naturalmente, como quien no se extraña
de que existan montañas y planicies y que haya rocas y hierbas...
Lo que es necesario es ser natural y calmado,
en la felicidad o en la infelicidad.
Sentir como quien mira. Pensar como quien anda.
Y cuando se ha de morir,
recordar que el día muere y que el poniente es bello
y bella la noche que se queda.
Así es y así sea.